Por @latino.romano

El tiempo era un elemento muy importante en su trabajo. Un par de minutos podrían significar el éxito o el fracaso en sus tareas.

No siempre compaginan los minutos con la vida diaria. Las horas marchan en una sola dirección, intransigentes ante las necesidades y penurias de aquel hombre laborioso. Era considerado uno de los más importantes benefactores de todo aquel lugar.

Su nombre nunca era recordado, pero su oficio sí. Todos los días recibía cientos de llamadas, algunas felices, otras no tanto; de vez en cuando alguien desesperado por ser atendido. Héroe para muchos, villano para unos pocos, así transcurría su día durante largas jornadas semana tras semana.

Una sonrisa alegre era su mejor presentación. La multitud de sus clientes se lo exigía. La tranquilidad de muchas personas dependía de su puntual servicio, y doctores, abogados e ingenieros confiaban en que no fallara en sus objetivos. Una gran industria contaba con su pericia para acertar en cada misión.

Hasta los niños anhelaban su presencia, pues era bienvenido en todo lugar donde llegaba.

Con su uniforme vistoso y elegante, con su casco dorado y su motocicleta roja. Solía recorrer las calles de la ciudad, portando sus cajas llenas de sabor e ilusión. Siempre mirando hacia adelante y revisando su reloj, tocando su bocina a los demás conductores, sonriendo a los que lo miraban; pasaba su día repartiendo pizzas por montón.

Era toda una alegría degustar su manjar exquisito, su trabajo era una bendición. Todos se contentaban al verlo, y aunque pocos sabían su nombre, muchos le daban admiración; como canción famosa que todos entonan, pero que nadie sabe quién es el autor.

 

Esta historia continuará en el blog personal de @latino.romano. Hoy te recomiendo leer este poema de intensos sentimientos. Disfruten leyendo a:

 

 

@zhanavic69

 

Aún no te has ido

 


 

Las imágenes son propias, de colaboradores o cortesía de Pixabay.com autorizando su uso al autor del blog @latino.romano bajo licencia CC0. Puedes hacer click en la imagen para ver su fuente. Si te ha gustado, no dudes en compartirlo y apoyar al escritor.

Categories:

Comments are closed

“We may not all be on the same page, but we can all read from the same book.” – @thehive
The Alliance on Twitter!
Sorry, that page does not exist.
Archives