Por @latino.romano

Con una antorcha me adentré en lo profundo de la cueva. No era la primera vez que entraba en un lugar así, básicamente me dedicaba a explorar lugares de este tipo para ganarme la vida. La gente que me contrataba anhelaba los tesoros que se encontraban en cavernas antiguas como esta, pero eran incapaces de tomarlos por ellos mismos.

A pesar de todo, sentía que algo no estaba bien. Nunca creí en presentimientos o supersticiones, para mí son tonterías producto de una gran imaginación, o una gran ignorancia.

Pero cada paso que daba oscurecía más el camino. Me daba la impresión de que mi antorcha se estaba apagando poco a poco. Sujeté con fuerza el mango de mi cuchillo, no sé porque lo hice, creo que por instinto.

Un extraño ruido comenzó a emerger de la parte más oscura de la cueva. Parecía un silbido agudo pero a bajo volumen. Traté de recordar que animal podría estar produciéndolo. Algunos insectos tienen llamados de ese tipo, pero nunca había escuchado nada parecido.

Apunté con la antorcha hacia adelante, esperando iluminar un poco más el sendero. Una ráfaga fuerte de aire se coló, no sé de donde, y apagó el fuego repentinamente.

Me incliné para buscar un fosforo en mi mochila. En medio de aquella oscuridad solo me quedaba tantear los bolsillos para encontrarlo. Entonces el sonido se intensificó. Ahora parecía provenir de todas partes. Estaba realmente preocupado, no sabía a lo que me enfrentaba.

La entrada estaba muchos metros atrás, y de todas formas no había nadie en la salida que pudiera escucharme; uno de los inconvenientes de realizar en solitario viajes como este. Pero así era mi trabajo, no puedes confiar en nadie cuando te contratan para buscar artículos de los que solo se conocen leyendas e historias de sangre y ambición.

Logré encontrar los fósforos, y tan pronto encendí la antorcha, el ruido cesó totalmente. Creí que tenía una forma de defenderme, que lo que sea que habitaba aquel lugar le temía al fuego. Pero entonces note una vibración en mis pies, una que conocía bastante bien y que seguro era la razón por la que las criaturas habían preferido dejarme en paz y buscar refugio.

Sabía que ni mi antorcha ni mi cuchillo podrían salvarme de este desafortunado evento…

Una historia interesante. ¿Qué le ocurrirá a nuestro explorador? Quizá mañana podremos saberlo. Mientras tanto disfruten de la lectura recomendada para hoy…

 

 

@irational

 

Mi amigo el fracaso / Versos libres

 

Esta versátil poeta nos cuenta de sentimientos que todos hemos tenido alguna vez usando una atractiva y ligera prosa poética. Una manera fresca de presentar sus ideas que seguro les va a encantar…


 

Las imágenes son propias, de colaboradores o cortesía de Pixabay.com autorizando su uso al autor del blog @latino.romano bajo licencia CC0. Puedes hacer click en la imagen para ver su fuente. Si te ha gustado, no dudes en compartirlo y apoyar al escritor.

Categories:

Comments are closed

“We may not all be on the same page, but we can all read from the same book.” – @thehive
The Alliance on Twitter!
Sorry, that page does not exist.
Archives