Por @latino.romano

El silencio sepulcral de la sala se rompió al caer una moneda al suelo. Lentamente se dobló para levantarla mientras su paciente lo miraba con fijeza y desconfianza.

—¡Bacterias! —gritó casi indignado con la mirada iracunda— ¡Miles de bichos suben corriendo por sus dedos y se te meterán por debajo de tus uñas! Buscan llegar a tu cerebro para comerlo entero —agregó sacudiendo su cabeza con asco.

El doctor lo miró sin cambiar la expresión de su rostro, hizo una pausa y cálidamente preguntó:

—¿Fue eso lo que te ocurrió a ti?

El paciente subió los pies al sillón y abrazando sus rodillas asintió con la cabeza.

—¿Puedes contarme cuando ocurrió esto? ¿Lo recuerdas?

Una honda tristeza pareció abrumar al enfermo, sus ojos se humedecieron mientras se mecía en el sillón balbuceando una canción de cuna.

Después de un par de intentos del doctor al repetir su pregunta, decidió hablar. Su respuesta fue bastante directa y también confusa.

—¡Hace dos años! Cuando el virus fue creado… ¡Y me usaron para probarlo! Allí fue cuando la mujer de azul dejo de traerme dulces. Fue cuando las voces llegaron.

—¿Te refieres a cuando ocurrió el accidente en el laboratorio? —preguntó el doctor tomando apuntes en su libreta.

El paciente lo miró fijamente, y una lágrima corrió por su mejilla. Negó con la cabeza varias veces y balbuceó de nuevo la canción de cuna.

Gheyzer J. Villegas (@latino.romano) es un escritor hispano de relatos y poemas, miembro del mundialmente reconocido grupo The Allince para quien escribe estos textos inéditos…

 

By @latino.romano

The sepulchral silence of the room was broken when a coin fell on the floor. Slowly he bent down to pick it up as his patient looked at him with a steady, distrustful gaze.

-Bacteria! -he shouted almost indignantly with an angry look. “Thousands of bugs are running up his fingers and will crawl under your fingernails! They seek to reach your brain and eat it whole,” he added, shaking his head in disgust.

The doctor looked at him without changing his expression, paused, and warmly asked:

-Was that what happened to you?

The patient put his feet up on the chair and hugged his knees and nodded his head.

-Can you tell me when this happened? Do you remember?

A deep sadness seemed to overwhelm the patient, his eyes grew wet as he rocked on the chair babbling a lullaby.

After a couple of attempts by the doctor to repeat his question, he decided to speak. His answer was quite direct and also confusing.

-Two years ago! When the virus was created… And they used me to test it! That’s when the woman in blue stopped bringing me candy. That’s when the voices came.

-You mean when the accident happened in the lab? -I don’t know. -the doctor asked, taking notes in his notebook.

The patient stared at him, and a tear ran down his cheek. He shook his head several times and babbled the lullaby again.

¿Quieres conocer un sitio genial en Instagram? Me encantaría que pudieras seguirlo y mirar las curiosas fotos que hay allí…

Categories:

Comments are closed

“We may not all be on the same page, but we can all read from the same book.” – @thehive
The Alliance on Twitter!
Sorry, that page does not exist.
Archives